Marketing digital: las consecuencias inmediatas de esta práctica

El mundo del marketing es muy extenso, para nosotros es difícil definir la palabra marketing, pero la cosa se hace más sencilla cuando hablamos de marketing digital. Está a la orden del día, lo que implica que haya consecuencias inmediatas a su práctica. Éstas pueden ser malas o buenas, dependiendo de cómo ejerzamos el marketing ¿Quieres saber cuáles son?

Carta de presentación

Cuando tienes un negocio online que está empezando y practicas marketing digital, estás presentándote tanto a los clientes, como a tu nueva competencia. Por tanto, decimos que el “target” son dos: las empresas y los consumidores. Dicho esto, hay formas muy variadas de presentarte en público.

Hay empresas que prefieren hacerlo de forma agresiva ”sacando pecho” de precios o por innovar en algo, otras que se presentan como un rival fuerte y serio, etc. Lo que está claro es que aquí pones la carne en el asador, por lo que no te puedes permitir comenzar con mal pie.

Inversión = ganancia

No tiene por qué ser así, pero analizando la tendencia de los negocios que están invirtiendo en marketing, todos consiguen una ganancia, ya sea en dinero, suscripciones, follows, etc. Al fin y al cabo, nos estamos dando a conocer, es lógico y normal que atraigamos a ciertos clientes o curiosos con nuestras intenciones.

Si inviertes en marketing digital de forma responsable y con cabeza, te va a reportar beneficios seguro, ya te lo adelanto. Si no has invertido en marketing ¿A qué esperas?

Fans

Ganarás fans, aunque no lo creas. Obviamente, con el marketing solo no basta, pero al consumidor le gusta que la empresa interactúe con el entorno, que se relacione o demuestre que es un negocio abierto a todo el mundo. Con un buen hacer y un buen marketing generarás fans, como ha ocurrido con Samsung o Apple, por ejemplo.

Engagement

Te parecerá una tontería, pero gracias al marketing puedes llegar a estrechar lazos con el cliente sin pensarlo. Lo que se busca con la publicidad es vender un producto y hacer que el consumidor sienta que necesita ese producto; es por ello, por lo que los anuncios van encaminados a lanzar un mensaje o a representar una situación en la que nos sintamos identificamos.

¿Quién sabe? A lo mejor, el consumidor necesita tu producto y ni siquiera sabe que existe, en eso consiste el marketing.